JACKIE, ¡a por la estatuilla!

la-et-mn-jackie-review-20161128

Ayer estuvimos en el preestreno de JACKIE, película que ha llevado a la nominación como mejor actriz a Natalie Portman. Y como lo prometido es deuda, aquí os dejamos nuestra crítica.

Nos habían dicho que tenía un ritmo lento, y lo confirmamos. Amantes o no del cine de autor, Jackie narra un hecho, más que una historia completa, sobre la entrevista que concedió la mujer de Kennedy días después de su asesinato. ¿Cómo transmitir el dolor de una pérdida tan importante y el abismo que se avecinaba a la vuelta de la esquina?

Desde el comienzo se nos muestra una mujer dura, de una sola pieza, que andaba con pies de plomo. La brillante interpretación de Natalie Portman -con un acento muy marcado- refleja con puro realismo la incertidumbre de tal situación. Querer transmitir la verdad, pero necesitar sacar todo lo que llevaba dentro. El principio de una entrevista acaba llevando al espectador a reconstruir los hechos de modo no lineal. El filme va soltando piezas sueltas que encajan en un final perfecto y catártico. A través de explícitas imágenes del asesinato, el espectador consigue hacerse una idea del calvario que debía pasar esa mujer, Jackie Kennedy.

La película alterna tres tipos de secuencias: entrevista – vídeo de presentación de la Casa Blanca – falshbacks. La recurrente idea de saltar al pasado se justifica por las preguntas -muchas veces inoportunas- del periodista que acude a visitar a Jackie.

Se trata de una película poco comercial con fuertes tintes de autor independiente, no solo por el modo cómo se narran los sucesos, si no por la paciencia que debe tener uno al sentarse delante de la pantalla con sucesivos primeros planos que tratan de transmitir el duelo por el que pasaba Jackie. Planos tan cercanos y cerrados que realzan la espectacular interpretación de Natalie Portman y, según nuestra opinión, debería hacerle ganar la estatuilla de oro el próximo fin de semana en los Oscars. Son ya varios los filmes en los que esta actriz borda el papel, pero desde Cisne Negro no veíamos algo parecido. El reto de tener que exteriorizar aquella situación se consigue, y el espectador sufre con ella. Sí, es una película que te hará sufrir y que creará un nudo fuerte en el estómago, pues al final sientes que incluso tú has perdido a alguien querido.

Este dolor del que hablamos está acompañado por una música bañada de instrumentos de cuerda que realzan e incrementan el sentimentalismo: mezclan una melodía bella al principio pero confusa a medida que avanza. Se podría decir que incluso se vuelve desagradable y que no cumple los cánones de belleza, pero eso es lo que pretende transmitir la película: la pérdida que sufrió Jackie no podía ser de otra manera. La locura acompasada por los cigarros que no desaparecen ni un minuto durante la película, son pequeños detalles que alumbran esta obra.

Si tienes la oportunidad, no deberías dejar de verla. Fuerte aplauso para su director, Pablo Larraín, y para Natalie Portman: ¡a por la estatuilla!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s