Batman vs Superman. El atardecer de un estilo

He de reconocer que en un primer momento subtitulé este artículo como “El atardecer de un género”, pero no sería justo. El género, de hecho, está en boga, todos los superhéroes y sus combinaciones son bien recibidos. Batman contra Superman, el Capitán América contra Ironman, Tritonman contra el Chico Percebe, Godzilla contra Darth Vader y todo un largo etcétera de explosiones superheróicas en las que el argumento es siempre lo de menos. No me quejo, que conste, de vez en cuando puede resultar oxigenante desconectar con una de estas pelis. El problema es que este estilo está contaminando una gran parte del cine que se exhibe en las grandes salas.

Para los que estén algo perdidos sobre a qué me refiero, esta película, -como tantas- resulta ser un enorme episodio de fuegos artificiales, luces, explosiones, aquí y allá ininterrumpidas combinadas con sonidos que a menudo no son reconocibles como nada perteneciente al mundo real (rayos láser, súper zumbidos, disparos futuristas) combinado con una “música” (obsérvese el detalle de las comillas) extremadamente machacona, también ininterrumpida, que garantiza que el espectador no tenga ni un segundo de silencio en casi tres horas de película, no vaya a ser que piense, ¡qué desastre! La música es la de siempre (creo que todo esto empezó con “Inception”), una especie de acorde muy grave y muy estridente que parece anunciar la llegada de algún portento haciendo temblar la sala, que está debidamente equipada con un equipo estéreo 7.1 y saca unos graves que se te revuelven las tripas.

batmansupermanajustada-01

Batman con el traje de Ironman y Superman mirándose con mucho desprecio.

En medio de todo esto el espectador debe luchar por mantener la atención y procurar enterarse de qué es exactamente lo que está sucediendo. La película le ataca, le grita “¡¡eh, aquí, aquí, mira la pantalla, no te distraigas!!”, y el pobre espectador piensa “pero si no pasa nada, podría haber ido a echarle dinero al parquímetro y me habría enterado de todo; me van a multar…, maldita sea…”. La respuesta –terrible respuesta- es “nada”, amigos, no pasa nada.

Me recuerda a los “sensoramas” que ven los personajes de la novela “Brave New World” de Aldous Huxley (mal traducida al castellano como “Un Mundo feliz”). Van a unas enormes salas donde se sientan en unas butacas equipadas para satisfacer todos sus sentidos; con olores, e incluso con unos pomos que deben agarrar para sentir el tacto de la “película”. A uno de estos espectáculos acude uno de los personajes protagonistas, que se ha criado fuera de la sociedad “civilizada” leyendo nada más que a Shakespeare. Para él es completamente nuevo y completamente nefasto, porque todo el contenido está pervertido para realzar de una forma grotesca la forma. No hay un gozo estético en el espectáculo, no hay un mínimo elemento espiritual, una realización personal, una catarsis, sólo un mero gozo de los sentidos, algo completamente animal. El pobre salvaje, el hombre libre, no comprende.

Un criterio básico que aplico para una primera aproximación no ya a una obra cinematográfica, sino a cualquier forma narrativa, es su capacidad para “absorberte” -“arrebatarte”, diría Iván Zulueta– y resulta que viendo esta película regresé a la sala de cine unas cuantas veces, no conseguía olvidarme de mi condición de espectador porque la película la hacía evidente; una narración que no consiguió hacerme partícipe de lo que sucedía.

No hay que exagerar, por supuesto que esta película no es un “sensorama” y estoy seguro de que a la inmensa mayoría de los que se criaron leyendo cómics de Batman, Superman, Wonderwoman, La Liga de la Justicia y demás historias de DC Comics les habrá gustado esta versión adaptada y actualizada, o no.

En cualquier caso –y que conste que no soy dado a hacer este tipo de recomendaciones-, si me preguntáis “¿voy a verla?” y he de ser sincero, os diré que no, que ese dinero podéis ahorrarlo no sé…, para el parquímetro o para otra película que se lo merezca.

Pablo Quiñonero Pertusa.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s