Resucitado: la humanidad de los Apóstoles.

risen

Claro que después de haber visto La Pasión de Cristo de Mel Gibson uno espera ver en la crucifixión en un monte: una imagen que por lo menos esté a las alturas de esa película. Pero esta vez, el inicio de la Resucitado no se presenta así.

Sin embargo, a medida que transcurren los minutos, se acepta como bueno y uno cae en la cuenta de que Jesús de Nazaret tenía que ser judío y, por tanto, los rasgos que aquí le caracterizan están muy acertados. Resucitado se plantea con una estructura redonda, una excusa algo forzada para dar comienzo a una narración: aparece un personaje “¿qué te ha pasado?”. Ahí arranca todo y así cierra.

Pero sorprendentemente, el director de Resucitado, Kevin Reynolds, narra los hechos bíblicos que abarcan desde la crucifixión hasta Ascensión con plena fidelidad. Lo más original de la película es el punto de vista desde el que se ha narrado: los ojos de un pagano, Clavius (Joseph Fiennes), mano derecha de Pilatos. Y arbitrariamente aparece Lucius (Tom Felton), para dar un toque de urgencia a la trama. Ambos actores llevaban un tiempo sin aparecer en la gran pantalla y ahora han bordado su actuación.

Así como en La Pasión de Mel Gibson encontramos una mirada más pausada de los personajes, rostros cercanos de agonía, sufrimiento, y lenguaje hebreo, aquí el director se ha decantado por una superproducción hollywoodiense. Todo ello se refleja en el modo de narrar la historia, pues apenas dejan tiempo para asimilar lo que están transmitiendo: el misterio de la resurrección de Jesús. Resucitado apuesta por el thriller: Clavius sospecha de los apóstoles como si ellos hubieran desenterrado al Mesías para propagar que ha resucitado y evitar esparcir el miedo del misterio por todo Jerusalén.

Los personajes esconden detrás un trabajo de fondo que traslada al espectador a un ambiente más que realista: una panda de once hombres sencillos, sin complejos y confiados. Si uno se imagina en esa época, es así como debían ser y esto es algo que Mel Gibson no tuvo oportunidad de retratar en La Pasión: la humanidad de Bartolomé o de Simón Pedro.

Y todo este gran festival visual no podía dejar de ir acompañado por una maravillosa banda sonora de Roque Baños, un compositor extraordinario que este año se está luciendo con títulos como El Corazón del Mar, Regression u Ocho Apellidos Catalanes. Roque consigue ambientar con pelos y señales Jerusalén y Galilea: su música llena el alma del espectador de una sensación de huida, de persecución y a la vez de paz.

No quiero dejar de escribir en unas líneas lo orgullosa que estoy de saber que en películas de este calibre aparecen varios actores españoles como Luis Callejo o María Motto.

Sin duda, Resucitado es un obligatorio.

María BC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s