Comunistas, capitalistas y todo tipo de pecadores

En los años 50 en Hollywood, en medio de la tensión comunista, un productor de cine trata de compaginar un buen resultado en su trabajo con una conciencia tranquila. La película “¡Ave, César!” (“Hail, Caesar!” en original) nos pone delante el Hollywood de aquellos años sirviéndose -como casi siempre en el cine de los Coen- de una gran ironía. Pero qué es la ficción sino pura ironía. Eddie Mannix -genial interpretación de Josh Brolin– mantiene en pie el estudio desde su despacho, andando por la calle, en un bar o en su coche; un hombre nacido para solucionar problemas, para mantener limpia y engrasada la fábrica de sueños. Lidia con estrellas de Hollywood, directores, actores de segunda, capitalistas y comunistas. Hace lo correcto. Vive, siempre comprensivo, en medio de los problemas de la gente que le rodea, sin hacer distinciones de ninguna clase; todos con problemas que necesitan solución. Casi parece un “mesías” que va por Capitol Pictures, su pequeño mundo, haciendo el bien y curando a los enfermos. Entre los “pecadores”.

Untitled-2-01

Todo sucede en medio de una superproducción sobre la figura de Jesucristo, focalizada a través de un centurión romano destinado en Palestina que sufre una profunda conversión al cruzarse accidentalmente con el Mesías. El centurión romano, Baird Whitlock (George Clooney), va a tener una pequeña aventura comunista durante el rodaje y eso va a desatar la extraña trama de esta película.

No es la película más dinámica de los Coen, ni la más divertida, desde luego. Su excentricidad característica, el juego con situaciones al límite del absurdo y algunos momentos intencionadamente sobreactuados hacen que el espectador pase un rato agradable viendo la película. Una sátira del Hollywood de los años 50, de sus “usos y costumbres”.

Gran actuación de todo el reparto, diálogos dinámicos, situaciones divertidas, personajes bien definidos; una buena película pero al final parece incompleta, parece que se le podría sacar más partido. Quizá en un segundo visionado se perciben más cosas. La recomiendo mucho, es oxigenante ver de vez en cuando una película que no ataca al espectador.

Pablo Q.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s