De domingo y poco más.

FILM STILL - THE INTERN -  TIN-03251FDr  Film Name: THE INTERN  Copyright: © 2015 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC. AND RATPAC-DUNE ENTERTAINMENT LLC ALL RIGHTS RESERVED  Photo Credit: Francois Duhamel  Caption: (L-r) ROBERT DE NIRO as Ben Whittaker and ANNE HATHAWAY as Jules Ostin in Warner Bros. Pictures' comedy "THE INTERN," a Warner Bros. Pictures release.

FILM STILL – THE INTERN – TIN-03251FDr Film Name: THE INTERN Copyright: © 2015 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC. AND RATPAC-DUNE ENTERTAINMENT LLC ALL RIGHTS RESERVED Photo Credit: Francois Duhamel Caption: (L-r) ROBERT DE NIRO as Ben Whittaker and ANNE HATHAWAY as Jules Ostin in Warner Bros. Pictures’ comedy “THE INTERN,” a Warner Bros. Pictures release.

The Intern es una de esas películas típicas de guionista femenina que suele escribir y/o dirigir historias romanticonas. No es que pierdas el tiempo si vas al cine, pero ve un domingo por la tarde, cuando no tengas nada mejor que hacer. O bien espérate a que salga en DVD.

El fuerte -y único- valor de producción de The Intern, aquello que le da un poco de “qué”, aquello que te llama para pagar una entrada de 9€, son sus actores: Anne Hathaway y Robert de Niro. Su actuación encaja, da vida, es seguramente lo que mantiene la película un poco viva.

Siento decirlo así, pero creo que es una historia llana, llena de estereotipos y muy predecible. El mundo rosa que se ve roto en algún momento y (SPOILERRRRRR) acaba bien.

Sin sorpresa, con poco conflicto… Lo bueno que podemos sacar de ella es que nace de una idea altamente original, “¿qué pasaría si un becario tuviera 70 años en lugar de 20?” Una pena que su directora y guionista, Nancy Meyers, no haya sabido darle más jugo a semejante originalidad.

Si bien es cierto que la película contiene diálogos con tintes de humor, pero en muchas ocasiones es más la expresión facial de Robert de Niro lo que nos lleva a esbozar un tramo de ella que el propio diálogo. Temas como la familia, el compañerismo, el respeto laboral o la amistad que no tiene edad, son algunos de los que abarca The Intern.

Esta es la típica historia que le encantaría a mi madre, que se sentaría en el sofá (¡o en el cine!), disfrutaría de Robert de Niro y acabaría con algo así: “qué bonita!”. Pero he de deciros que se olvidaría al cabo de un año y nunca recordaría haber ido a ver tal película. Sinceramente, qué lástima que se invierta dinero en historias tan pasivas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s