Pixar se ha superado. ¿Dónde están los límites?

inside-out-wallpaper (1)

Ayer tuve la suerte de poder acudir a una master class con Pete Docter y Jonas Rivera, y esa misma noche pude acudir a la premier de Inside OutAsí que no podía faltar alguna reseña en Puwaba, tengo que dejar constancia de ese gran día.

En la master class me sorprendió lo increíblemente normales que parecen estas dos personas. Vaqueros, polo, y una imaginación sin límites dentro de sí. En la master class pudimos ver los seis primeros minutos de la película, y esa misma noche disfrutar del resto.

El arranque de Inside Out es increíble. Aunque no se trate de una secuencia de imágenes moñas como en UP, aquí la genialidad está en presentar a todos los personajes en una fracción de segundo. Un simple gesto más una frase y… ¡voilà! Joy, Sadness, Disgust, Fear and Anger. Ya conocemos a todos en menos de cinco minutos.

Me ha sorprendido gratamente lo empática que llega a ser la narración. Solemos asociar las películas de Pixar con dos tipos de público: el infantil y el adulto. La primera línea de lectura se dirige a los más pequeños, y la segunda a los adultos. Pero esta vez, creo que los adultos se sentirán mucho más identificados con ella. No me cabe duda de que después de haber visto la película, muchos padres identificarán a sus hijos adolescentes con el personaje de Riley, la niña de once años.

En la premier estaba rodeada de mujeres y hombres que rondaban los cincuenta. Aunque también había niños de seis años. Os aseguro que las carcajadas adultas se escucharon durante los 94 minutos de película, mucho más que las infantiles. Los guiños inteligentes que captan los amantes de la filosofía y la psicología han sido de lo mejorcito. Básicos pero esenciales. No quiero hacer spoilers, así que lo dejo aquí.

El trabajo de iluminación, en este caso, ha sido realmente tratado con mucha delicadeza. El personaje de JOY desprende un brillo especial que refleja su personalidad: alegría. Así que ella, por lógica, debe iluminar (alegrar) al resto de personajes. Un foco principal durante toda la película que ha requerido mucho más esfuerzo que en otras películas de Pixar.

Pero lo mejor de todo es el mensaje que lanza la película: las lágrimas a veces son necesarias. Un mensaje que se esconde en la sombra y muere con muchos adultos. ¿Cómo es posible que una película así pueda lanzar semejante mensaje sin ser duro ni desagradable? He aquí la genialidad. Quizás uno salga de la sala entendiendo qué es la adolescencia, qué significa madurar y cuál es su proceso. Algo que realmente la sociedad de nuestro tiempo necesita ver y aprender. ¡BRAVO Y GRACIAS!

Pixar se ha superado.

¿Qué será lo siguiente?

María BC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s