El Hamlet de Kenneth Branagh

Adaptación de una de las grandes obras de Shakespeare: Hamlet.

Adaptada, dirigida e interpretada por  Kenneth Branagh, ¿quién pide más? (Si no conocéis a Kenneth Branagh no os preocupéis, le nombraremos más de una vez en esta sección, es un gran guionista y director de adaptaciones.)

Kenneth Branagh estrenó su ambicioso proyecto en 1996, rodeado de un grandísimo elenco de actores, entre ellos Charlton Heston, Judi Dech, Jack Lemmon, junto a una joven Kate Wistle interpretando a Ophelia y Kenneth Branagh como el propio Hamlet. Una película, en su origen, de 246 minutos, que fue reducido a casi la mitad para poder comercializarlo.

still-of-kenneth-branagh-in-hamlet

La obra de Hamlet comienza con la siguiente premisa: El fantasma del rey Hamlet, asesinado por su hermano Claudio,  se aparece a su hijo Hamlet pidiéndole que sea vengado.

“Algo huele a podrido en Dinamarca” 

Branagh nos sitúa la historia del príncipe de Dinamarca en el siglo XIX. En la obra de Shakespeare no hace referencia a ningún tiempo en concreto pero Branagh acierta, y gracias a esa ambientación nos lleva a un contexto más teatral, donde los sentimientos son más expresivos y el romanticismo es predominante.

Se hace con el lenguaje cinematográfico para remarcar la teatralidad más clásica y así engrandecerla; pero siempre, creando cine. Panorámicas, planos secuencias, extensos monólogos sin cortes etc. serían la pesadilla de todos los actores.

Algo obligatorio que a destacar son: las caracterizaciones de los personajes y las interpretaciones de los actores. Branagh decide mantener los parlamentos originales de la obra y dirige a los actores para que los extensos monólogos sean recitados en su forma original.

Por otra parte, también aprovecha los recursos propios del cine a la hora de querer mostrar las expresiones y los sentimientos de los personajes, como en el empleo de primeros planos o planos detalle, aportando un nuevo punto de vista a la obra teatral y dándonos una intimidad con los personajes más complicada de lograr en el teatro.

El reparto de actores y su interpretación es espectacular,  nos envuelven en ardientes venganzas, corrupciones humanas, profundas locuras y penas de corazones rotos.

En mi opinión, Kenneth Branagh es uno de los directores shakesperianos por excelencia, consigue adaptar las obras shakesperianas de una forma inigualable, fiel a la esencia del dramaturgo pero creando otra obra con un sello propio.

Si no habéis leido el libro ni habéis visto la película, os recomiendo que leáis primero el libro, la película se disfruta el doble.

“¡A mí me resta ya sólo el silencio!” 

María M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s