Del Walhalla a Vietnam

wagner 1Recogiendo una de las ideas de mi anterior entrada hablaré de guerra, de helicópteros, bombas, sinsentido y, cómo no, de Wagner. Hoy el cine ha cambiado nuestra manera de ver la realidad, de enfrentarnos a ella, si queréis. El arte -y el cine como tal- en este sentido es, por así decirlo, algo plástico, moldeable. Me explico: cuando el buen Richard escribió, allá por 1856, “La cabalgata de las Valquirias” para la segunda de las óperas de “El anillo del Nibelungo”, quizá la manera que tenía de formalizar a qué hacía referencia esa música en su mente era imaginar a las 9 valquirias galopando hacia el Walhalla transportando a los héroes caídos en combate.

El hecho es que cuando nosotros oímos esta música ya no nos figuramos -al menos no como primera opción- lo que Wagner quiso transmitir. Esta música, como casi toda la que hay escrita, está cargada de significado. El arte nace con un significado y la historia lo va modificando o ampliando poco a poco. Mejorándolo, o pervirtiéndolo.

“La cabalgata de las Valquirias” podemos escucharla en “The birth of a Nation” de Griffith. Y ahí sigue asociada a parte del significado original: la escuchamos mientras se nos presenta una cabalgata de hombres del Ku Klux Klan que avanzan decididos a enfrentarse a un grupo de hombres negros. Si a todo esto le añadimos una noción del nacionalismo alemán en el arte mal concebida y el “mito” de que Hitler era fan de la música de Wagner, ya tenemos el cóctel casi completo.

El famoso séptimo de caballería americano participó en la guerra de Vietnam (lo podéis ver en “We where soldiers” de Randall Wallace), pero por entonces ya no eran caballos lo que montaban, sino helicópteros. Coppola, en “Apocalypse Now”, utiliza de nuevo esta música en una cabalgata moderna que trae la destrucción desde al aire y de forma gratuita a una pequeña aldea de Vietnam.

Todo esto invita a pensar que detrás de esa música hay un significado oculto, pero universal. Parece que Wagner hubiera conjurado con esa pieza toda la injusticia del mundo, de todos los opresores contra todos los oprimidos y, sin embargo, es posible que solo quisiera poner la música más adecuada a sus nueve Valquirias. Del arte -del cine y la música en este caso concreto- y de cómo la historia pasa por él nosotros sacamos un significado. Queriendo o sin querer, el caso es que Richard hizo algo universal, eterno.

Pablo Q. Pertusa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s