El hambre agudiza el ingenio.

Foto Entrada

Hace ya un buen puñado de años, una mano anónima escribió las aventuras del Lazarillo de Tormes. Este pícaro bastante desgraciado aprende a base de palos y… hambre. El texto hace referencias continuas a ruidos de tripa por falta de comida y en ese estado de hambre extrema tiene las mejores ideas. Estamos hablando de agujerear la botella de vino de un ciego y beber por debajo. Un genio vamos.

Y todo este rollo sirve para hacer una comparación nada discreta. Está claro que si nos comparamos con el gigante de Hollywood estamos bastante desnudos. Pero oye, la falta de medios también agudiza el ingenio y se pueden presentar cosas bastantes aceptables a nivel técnico que dan el pego. Por eso os traigo un par de ejemplos de picaresca española para solucionar este problema.

Enrique Urbizu en su No habrá paz para los malvados (de la que prometo hablar algún día) contó una anécdota curiosa en el III encuentro de guionistas en Bilbao, junto a Jorge  Guerricaechevarría (un Quevedo muy guasón). Explicó que la escena inicial  de su película era diferente. Se contaba una espectacular entrada de la droga a través de aviones. Pero el dinero es el dinero, y el alto coste de esa escena obligó a quitar la escena. El hambre agudiza el ingenio…y comenzó la película con una máquina tragaperras. Confesó que le gustó más la película así que con su inicio pensado, porque le daba ese toque western a la película que quería.

Pero todo esto era un excusa para hablar de un tipo cuanto menos interesante: Nacho Vigalondo. No ha hecho grandes películas, son más bien flojitas (mención a parte su brillante corto la 7:35 de la mañana, del que espero que Fernando hable en su sección). Pero ha conseguido algo curioso, convertirse en todo un Lazarillo. Este señor ha rodado dos películas de ciencia ficción con poco más en los bolsillos a parte de pelusa. Merece mención su opera prima, los Cronocrimenes. Con un ingenioso guión consigue hablar de  un hombre que huyendo de un extraño viaja al pasado, exactamente una hora antes de la persecución. Ahora tiene que huir del asesino…y de su otro yo para no cambiar el curso del tiempo bla, bla, bla (lo de siempre). La diferencia con otras películas así es que no hay rayos supersónicos ni delorean que deja fuego en el suelo. Todo muy sutil y de una fantástica manera para no perderte (y mira que es liosa la película). Esta película está considerada de culto entre los frikis, y quién no lo considera así sí que reconoce el brillante trabajo de guión para hacer viable semejante historia. Ya con más dinero (pero no para echar cohetes) hizo Extraterreste (que fue un fracaso en taquilla, por cierto). Aquí habló de marcianos… sin marcianos. Con el dinero que tenía hizo el trozo derecho de un platillo volante en dos escenas y a correr. Y consigue entretener. Así que…reto conseguido.

Sé que muchos leeréis esto y diréis. Pero… si en otros países (incluso en EEUU) también se hace esto. Tenéis razón pero hay una diferencia muy, muy grande… que ellos no tienen al Lazarillo para compararse.

Oier.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s