Cuando Harry encontró a Sally

when_harry_met_sally

-¡Vamos al cine a ver The Holiday!. Acabas de matar a tu novio. Pero si le dijeras lo mismo con Cuando Harry encontró a Sally,… Ahí has dado en el clavo. Ojalá todas las comedias románticas que se hacen hoy en Hollywood fueran como esta película. No es pastelosa, ni asquerosamente romántica. Es, simplemente, una historia genial. Lo mejor de todo es que su fórmula mágica es no pasarse de mujeriega. A lo mejor hay una escena en la que él sí puede artarse, cuando Sally está tomando algo con sus amigas y deciden con qué hombres van a salir. Sacan los candidatos de un fichero dónde los clasifican según su estado civil. Absurdo, y encaja. Pero es que además, la historia se basa en una de las premisas más universales que pueden oírse hoy día: la amistad entre un hombre y una mujer, no existe. 

Se trata de contar una historia sencilla, una historia de amor. No hay cuernos, no es erótica. Tiene la mejor fórmula: la sencillez. Como si un padre le explicara a su hijo adolescente: Sí, la tía Sally se enamoró de tío Harry. ¿Cómo? Nada, se odiaban, después se dieron una oportunidad, se hicieron muy amigos y se enamoraron. Principio, medio, fin. Giros. Duración perfecta para cenar mientras la ves sin que se haga eterna. Los actores,…desempeñan unos papeles increíbles. ¿Cómo puede ser que Billy Crystal consiga con una simple mirada transmitirnos aquello que siente en cada preciso momento?.

La profundidad que adquieren los personajes de Billy Crystal y Meg Ryan no son sólo simples marionetas que nos hacen pasar un rato divertido recordándonos algún ligue que hayamos podido tener. Casi trascienden la realidad en la que vivimos, y no nos refugiamos en ella, sino que salimos entendiendo la amistad y el amor de otro modo. El diálogo define a los personajes por sí mismos, y sin ser complicados, entran fácilmente en nuestra mente, formando un sujeto creíble y verosímil.

“Cuando compro un libro nuevo, siempre leo la última página primero. Así, si me muero antes de terminarlo sé como acaba. Eso, amiga, es un lado sombrío”.

“- Charlie Chaplin tuvo bebés cuando tenía 73 años.

– Sí, pero era demasiado viejo para alzarlos”.

Ojalá se hicieran más comedias como esta.

María B.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s