En el principio fue el ritmo

Neuhaus

“En el principio fue el ritmo”. Heinrich Neuhaus decía que si existiera una biblia de los músicos empezaría con esta frase. No pretendo escribir esa biblia de los músicos, pero me parece una buena frase para empezar esta sección dedicada a la música en el cine.

Chaplin pensaba que de todas las artes anteriores al cine, la más parecida al cine era precisamente la música. Y así es, no sólo porque exigen un tiempo para tener lugar y una vez terminadas desaparecen, también por la manera en que afectan a la persona que se acerca a ellas.

No hay cine sin música y, de algún modo –ojo, reflexión- tampoco hay música sin cine. El cine, desde su nacimiento, ha estado ligado a la música: acompañado a modo de ópera popular por orquestas, pequeños grupos de músicos o incluso por un pianista solitario con demasiada imaginación. En cuanto al cine en la música, se puede decir que, a pesar de ser una de las artes primigenias, siempre ha estado ahí.

El cine es algo que tenía que suceder, de un modo u otro, y sucedió. El camino del hombre y las artes hacia el cine –aunque sea de modo simbólico- ya es cine. Hoy a nadie le resulta difícil figurarse a qué refiere una música e incluso crear imagen a partir de músicas concretas. Si a cualquier occidental le pongo la “Cabalgata de las Valquirias” de Wagner y le digo que se imagine un escuadrón de helicópteros bombardeando una aldea, no va a tener dificultad en construir esa imagen, aunque nunca la haya visto. Y es que el cine forma parte de nuestra forma de concebir el mundo y, por lo mismo, la música que lo acompaña. Toda la música escrita ha querido contar algo, toda la música escrita desde que el hombre es hombre guarda una historia que podemos descubrir. Detrás de toda música hay una película sin rodar.

La música, el cine y la vida, en definitiva, marcadas por un ritmo constante, cambiante, que ordena lo que somos y lo que hacemos. Nos recuerda lo que hemos sido, pone de manifiesto lo que somos y nos permite hacer el ejercicio mental, de montar y sonorizar nuestra propia película.

P. Quiñonero.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s